Estás viendo la categoría "Viajes" :


Back to Top ↑
  • Descubriendo Vientaine

    Vientaine, capital de Laos, es una pequeña ciudad situada a 20 kilómetros de la frontera tailandesa, cruzando NongKai.
    Al igual que yo, cientos de turistas cruzan esta frontera con la intención de renovar su visado tailandés y ya de camino aprovechan para conocer este hermoso país.

    A nivel político, Laos es un país comunista, así se demuestra con el uso de banderas rojas en los edificios oficiales y en la propaganda que puedes encontrar en paneles publicitarios por sus calles, así como en el enaltecimiento de sus fuerzas del orden y en el apoyo a empresas colectivas, por ejemplo la sociedad del cemento, del automóvil, de la agricultura… Cada uno de estos sectores está controlado por su respectivo ministerio.

    Este consumismo se encuentra enfrentado a un capitalismo emergente que va invadiendo poco a poco la vida de los laosianos, siendo fácil encontrar coches de alta gama bajo banderas comunistas, ver cientos de bancos en el centro de la capital y numerosas empresas occidentales como por ejemplo Pepsi, sin embargo no aprecié gran influencia de Coca Cola.

    Vientaine está situada al lado del Rio Mekong, uno de lo más grandes de Asia y que también cruza por Tailandia, Birmania, Vietnam y Camboya, vamos que en barco puedes recorrer todo el sudoeste asiático sin problemas.

    Durante mi estancia no tuve la oportunidad de ver el grandioso rio del que siempre se habla, en vez, me encontré un gran desierto que se produce en la estación seca debido a las altas temperaturas y la ausencia de lluvias. Por ello el lugar se transforma en un desierto de más de un kilómetro de largo entre la ciudad y el rio. Como curiosidad remarcar que entre la estación lluviosa y la seca el rio tiene una diferencia de 7 metros de altura. Este desierto es usado por la gente local como playa, incluso teniendo campeonatos de futbol-playa y volley.
    En Laos no hay tantos turistas como en Tailandia, pero no por ello es un mal destino, puedes dormir por 5 o 7 € / noche en alguna de las decenas de residencias que hay en el centro de la ciudad, así como comer comida tradicional tailandesa o laosiana a muy buen precio y con mucha cantidad.
    A nivel de gastronomía hay que recordar que Laos fue colonia francesa, como resultado aún quedan muchas panaderías francesas donde se pueden encontrar croissants y pains au chocolat, a la vez que tomas un café de gran calidad, producido localmente.
    El paso de Francia también dejó hábitos culturales, como la pasión por la belleza, por esto encuentras muchas chicas haciendo pedicuras por la calle y numerosas peluquerías y tiendas de zapatos.
    Sin embargo cuando investigas en la ciudad te das cuenta que el legado francés se va perdiendo, ya pocos habitantes hablan francés como idioma principal y el inglés se va imponiendo. Por lo menos quedarán los nombres de las calles y los carteles oficiales en este idioma europeo.

    Bueno para acabar este breve paseo voy a comentar algunas informaciones generales que hay que saber para visitar el país.
    En Laos se paga con Kips, moneda que tiene una relación de 1 € – 10.000 Kips, por lo que por 100 € ¡ya eres millonario!

    La ciudad no es muy grande, por lo que se puede ir a todos lados andando, sino siempre puedes pillar los famosos tuk-tuks, aunque te saldrá un poco más caro el viaje.
    Para entrar en Laos requieres un visado que cuesta 1200 bahts o 30 dólares americanos con los que pagarás en la frontera. Hay que tener cuidado con las numerosas agencias que aprovechan el desconocimiento de estos trámites por parte de los extranjeros y a los que ofrece su servicio pagando casi el doble.

    En Vientaine no hay muchos monumentos para ver, solo podemos destacar, además de algún templo y pagoda, el arco del triunfo con su peculiar historia…

    La cerveza local se llama Beerlao y la verdad que me sorprendió su buen sabor, yo creo que es algo que deberíais probar durante vuestra estancia en Laos.

    Para comer, de media necesitáis de 20.000 a 25.000 kips por comida, un poco más caro que Tailandia, pero os echan el doble de comida.

    Aunque yo me tuve que volver, los viajeros que conocen este lugar recomiendan ir al norte, tanto a Luang prabang, como Vang Vieng , llegando hasta las tribus de la frontera china. Eso quedará para mi próxima aventura por tierras laosianas.

    Espero que os haya gustado este paseo.
    ¡Hasta la próxima!

  • Sección de viajes

    Esta sección está dedicada a reportajes de viajes, en ellos podrás encontrar información sobre distintos destinos, así como fotografías con las que viajar junto a mí por tan maravillosos lugares que tiene este planeta.